30.12.11

American Horror Story: Primera temporada

Mucho se habla de AHS, por lo general para ponerla como uno de los mejores estrenos de esta temporada. Yo, pues no sé, me pregunto qué habría ocurrido si esta serie se hubiera estrenado en años anteriores, donde hubiera productos muy potentes de los que nos han enganchado a todos. Desapercibida no habría pasado, vale, pero seguramente tampoco hubiera sido un bombazo. Sinceramente, no es el mejor estreno de la temporada porque ese título lo ostenta Homeland, mejor en todos los niveles, y creo que le ha beneficiado que esta temporada haya sido tan floja.
Pero bueno, American Horror Story... arranca de puta madre, con un episodio piloto digno de aplauso que hace presagiar muy buenas cosas, tanto por la factura como por el nivel de guión, pero sobre todo, sobre sobre sobre todo, por ese montaje tan inusual que invitaba, no tal vez al miedo, pero sí a la extrañeza. Un capítulo piloto casi sublime. A partir de ahí, un par de episodios buenos, abandonando por motivos presupuestarios y de tiempo muchos de esos cuidados (el montaje, por ejemplo, se volvió de lo más convencional) y, después del especial de halloween (brutal) una bajada de interés bastante importante. A mi, personalmente, me daba un poco de pereza seguir viéndola. Una especie de "sí, quiero... pero igual mañana".
En fin, que me quedaban tres capítulos y dije "vale, voy a terminarla" y, sorpresa, me encontré con una recta final increíble. Antepenúltimo y penúltimo capítulos fueron brutales. Con tantos giros, tantas sorpresas y tanto engaño que uno no podía dejar de mirar con asombro a la pantalla. Y sí, vale, el doce fue más flojito (aunque sinceramente, me dejó helado el inicio por inesperado), pero fue un final brillante, un broche de oro a una temporada más que digna.
El problema ahora es... ¿segunda temporada? ¿Me interesa? ¿Me atrae? Sinceramente, hoy por hoy, no lo sé. Depende de cómo me la vendan. Ahora bien, me pregunto si será capaz de engañarme y sorprenderme tan bien como lo ha hecho esta primera parte. Me parece complicado. Ya veremos.

23.12.11

Un saco de huesos

Mick Garris es un tipo que no me cae bien. No le conozco, ni mucho menos, pero no puedo creer que me caería bien el responsable de hacer tantas películas malas sobre libros de Stephen King. No tengo claro si es que son muy amigos, o si es que Garris es muy fan de Stephen King, me da igual porque la vida de este señor no me interesa... pero sinceramente, yo creo que en el fondo, Mick Garris odia a Stephen King.
Porque si uno es fan de sus novelas, entonces hace películas como Cadena perpétua, La milla verde o La niebla. Frank Darabont es un buen fan. Garris hizo Apocalipsis, ok, y eso le salvaba de la quema en aquel entonces porque la cosa no está mal. Pero luego se encargó de dirigir la miniserie de El resplandor (vale, más fiel al libro que la de Kubrick, pero mala con ganas), Montando la bala, Desesperacion (destrozar ese libro es pecado mortal. Garris, arderás en el infierno) y ahora un saco de huesos.
Garris pertenece a esa clase de señores que dicen "ey, esto es una película sobre algo de Stephen King, eso quiere decir que hay que meter cadáveres, apariciones monstruosas y seres mal maquillados cada quince minutos, para que la gente vea claramente que se trata de Stephen King.
En fin, que detesto las adaptaciones que dirige este señor.
Un saco de huesos... pues vaya, es bastante fiel al libro, está protagonizada por Pierce Brosnan (lo que le da bastante empaque) y la historia sigue molando. El mayor problema son las continuas apariciones de fantasmas cutres para asustar y recordar que estamos viendo algo de Stephen King. En el libro, tenía más importancia la historia con Mattie Devore que el tema sobrenatural. En la serie, la trama de Mattie, su hija y su suegro es tocada apenas tres veces en toda la miniserie (de tres horas), por lo que ciertos pasajes de la recta final apenas causan impacto en el espectador. Y yo recuerdo cierto pasaje que me conmovió especialmente en el libro. Que me jodió, que me hizo gritar y golpear la cama con furia (porque leo en la cama). En la miniserie... como que te importa un carajo lo que ocurre porque la trama principal es que hay muchos fantasmas rondando por el metraje.
No está mal, pero no es, del todo, Un saco de huesos.

11.12.11

Sons of Anarchy: Cuarta temporada

La serie de moteros ha terminado su cuarta temporada y se despide hasta el próximo septiembre con grandes datos de audiencia y estando en su mejor momento. Para mi, esta temporada ha sido muy grande, aunque si me preguntaran, creo que me quedo con la segunda temporada.
En fin, Kurt Sutter se ha dedicado a destruír el clan Teller-Morrow desde dentro, a poner a los Sons en la balanza e inclinarles hacia el desastre, y a jugar con el matriarcado, que aunque hasta ahora haya sido muy importante, en realidad en esta temporada ha pasado bastante de largo. Pero sobre todo, esta cuarta temporada ha querido resolver varios de los conflictos más importantes que había ido plantando la serie desde sus inicios.
Hace un mes y pico saltó la noticia. Kurt Sutter había pedido a la cadena que le dejaran grabar y emitir al menos un capítulo más, para darle el cierre que la temporada se merecía. En realidad, básicamente, los capítulos trece y catorce son uno mismo pero divididos en dos. Ese capítulo catorce, que a muchos les ha parecido un cierre horroroso, a mí me ha parecido una suerte de epílogo maravillosamente construído. Es cierto que cierra lo que parecía ser la trama principal de la temporada (la ley RICO y el cártel Galindo) en los primeros cinco minutos, de una forma tan sorpresiva que si parpadeas por la sorpresa te lo pierdes. Pero es que en realidad, SOA nunca ha ido sobre nazis que quieren hacerse con el control, ni sobre irlandeses, ni sobre mexicanos, y el que aún lo entiende así, entonces no se está enterando de nada. SOA va sobre Jax Teller. Es la historia de su ascenso, de cómo el príncipe se convierte en rey. Y ese capítulo extra, el catorce de la cuarta temporada, se ha olvidado de los mcguffins y las falsas tramas para centrarse en cómo Jax Teller destrona al rey y se convierte en regente del club. Y esa última secuencia, con esa brutal versión de "House of the rising sun" y Jax dirigiéndose al trono y estableciendo cuáles serán los roles de sus caballeros, esa es la esencia de Sons of Anarchy. De aplauso, señores.
Larga vida a SAMCRO.

9.12.11

Wishlist Fnac

Probaré suerte...

Mi wishlist de la fnac para 2011-2012 es...

6.12.11

Libros Leídos 2011 (17): Todo oscuro, sin estrellas

Libros Leídos en 2011:
1) El Talismán, de Stephen King y Peter Straub
2) Oscura, de Guillermo del Toro y Chuck Hogan
3) Muy pronto seré invencible, de Austin Grossman
4) Cuernos, de Joe Hill
5) El pasaje, de Justin Cronin
6) La búsqueda del grial 1: El castillo de las sombras, de J.H. Brennan
7) Apocalipsis Z 3: La ira de los justos, de Manel Loureiro
8) Nivel 26, de Anthony E. Zuiker y Duane Swierczynski.
9) Antirresurrección, de Juan Ramón Biedma
10) La casa infernal
, de Richard Matheson
11) Superviviente, de Juan García Hernández

12) Los caminantes, de Carlos Sisi
13) Bikini, de James Patterson
14) Juego de Tronos, de Geroge R.R. Martin
15) Los caminates: Necrópilis, de Carlos Sisi
16) Un verano tenebroso, de Dan Simmons
17) Todo oscuro, sin estrellas, de Stephen King
Todo oscuro, sin estrellas es el último libro publicado por Stephen King, un libro que contiene cuatro relatos más o menos largos. Excepto el tercero, que es cortito. En todos ellos se explora la figura de la maldad humana, de las decisiones inmorales, y cada uno de ellos es una pequeña joya.
Me ha encantado disfrutar de la lectura de estas cuatro historias. No esperaba demasiado de ellas porque, ya sabéis, soy más fan de la novela larga que de los relatos, pero sinceramente, aquí Stephen King se ha lucido. No sabría decir cual de los cuatro relatos me ha gustado más, porque todos tienen su aquel.
En 1922, Stephen King nos narra una especie de road movie delictiva a principios de siglos, derivada de lo que un padre convence a su hijo para hacer. Un final muy King, por cierto.
En Camionero grande, Stephen King se embarca en un género que no creí que abordaría jamás, un género que por lo general no me llama en exceso, el Rape and Revenge, a excepción de La última casa a la izquierda, que es un peliculón. Por suerte, no se extiende en exceso en la parte del "rape".
Extensión justa es una maravilla. El más corto de los relatos vuelve a jugar con una idea que a Stephen King se ve que le fascina tanto como a mi: el egoismo humano, el "si quieres esto tendrás que joder a alguien". Brutal.
Y finaliza el libro con Un buen matrimonio, un relato que pone la piel de gallina por lo factible de su propuesta, porque conocemos mil casos de asesinos o psicópatas varios de los que sus allegados más próximos no sospecharon nunca. Mientras leía esta historia me venían a la mente constantemente Tony King y el tipo aquel que mantuvo encerrada a su hija durante casi veinte años, sometiéndola a todo tipo de vejaciones. Monstruos. Tan reales que al final, nos hace preguntarnos si la ficción no se queda corta.

30.11.11

TWD y las sensaciones opuestas

The walking dead ya ha llegado a su hemisferio de la segunda temporada, esta parada de dos meses que los ejecutivos de AMC han decidido imponer a su serie estrella para alargarla un poco más en el tiempo. Han sido siete episodios, tan sólo, pero han dado mucho que hablar.
Bajo mi humilde opinión, han tomado un camino equivocado al distanciarse tanto del comic al que adapta. Normalmente, cuando se adaptan libros (o comics) la lógica lleva a pensar que el objetivo es trasladar al audiovisual una historia que funciona literariamente, así que la primera premisa que deberían tener en cuenta, tal y como la lógica sigue gritando, es que Si algo funciona, no lo toques.
Pero evidentemente, el audiovisual y lo literario son dos mundos distintos regidos por distintas leyes, y el literario (inclutendo aquí el comic) permite cosas que el audiovisual a veces no logra alcanzar. Ya sean ciertas intropspecciones de los personajes o ciertos pasajes complicados de filmar, el audiovisual acaba "adaptando" y adoptando ciertas medidas que le permitan lograr su objetivo. A veces lo complicado simplemente resulta ser la excesiva duración de la novela en cuestión, lo que conlleva recortes.
Llevamos toda la vida, toda, toda, toda, escuchando una frase con la que además concuerdo al cien por cien: "Los libros son siempre mejores que las películas". Sinceramente, no recuerdo ni una sóla adaptación que me haya gustado más que el libro en que se inspira, y si la hubiera, sería la excepción y no la regla. Ejemplos atroces hay miles. La tienda, de Stephen King, es una novela llena de matices que se quedó en película mierder en toda regla.
Pero también existen buenas adaptaciones. Nunca llegarán a ser mejores que la novela, pero sí son buenas adaptaciones. Curiosamente, acaban siendo las más fieles al libro. Me viene a la cabeza Cadena perpetua. Frank Darabont, mira tu por dónde. Darabont también adaptó otra novela, La niebla, cuyo texto siguió prácticamente al pie de la letra, hasta el momento final. Decidió cambiar el final desgarrador y desperanzador de la historia por uno más cruel, atroz e impactante. Yo era fan del final de la novela, pero entendí el cambio, lo respeto y lo disfruté.
Pero entonces llegamos a The walking dead. Nos han intentado vender que no quieren seguir al comic porque quieren sorprendernos a todos, incluso a los lectores del comic, pero esa excusa no me cuadra. Porque los que leemos el comic QUEREMOS ver el comic. Si algo está bien, NO lo cambies. Y si quieres sorprenderme a mi también, vale, invéntate más personajes, mete tramas paralelas, haz lo que te salga del higo... ¡¡¡PERO MANTÉN LA LINEA CENTRAL!!! Porque cuando algo es jodidamente bueno... A menos que tengas la puta seguridad de que lo vas a mejorar... ¡NO-LO-TOQUES!
El comic arrastra a unos personajes con trasfondo, con personalidades maravillosamente dibujadas, y con un protagonista que es héroe a la vez que antihéroe, que es líder indiscutible a pesar de basar en su propio egoismo la gran mayoría de sus acciones. Y entonces llegas a la serie y te encuentras con personajes flojos, aburridos, sin esos trazos que te hacen amarles en el comic, y con un protagonista que NO HACE NADA. Bueno, miento, su primera decisión que parece acercarle al Rick que conocemos en el comic NO aparece en el comic.
Sinceramente, no me imagino a Peter Jackson diciendo "vamos a sorprender a los fans de Tolkien, y para ello, Frodo va a ser un secundario tontorrón y el protagonista del libro va a ser Elforium, un personaje que me acabo de inventar". Creo que habría ardido troya y le hubieran crucificado.
Pues eso es lo que ocurre en The walking dead. Tanto es así que ahora mismo, hoy por hoy, en la serie me la pela Rick y los dos personajes que más me molan son uno inventado (Daryl) y uno que debería haber muerto tiempo atrás (ya sabéis quién).
Pero bueno, visto lo visto, uno que es fan de los zombies y seriófilo, decide intentar apartar de su mente el comic y ver la serie como un objeto nuevo e independiente. Soy así, le doy una oportunidad a ese "intentar sorprender"... y entonces vuelvo a decepcionarme.
A ver, seamos sinceros, como serie es bastante flojita, y si seguimos viéndola es porque los fans de los zombies y de lo apocalíptico no tenemos muchas series que seguir y nos aferramos a lo que sea. Para empezar, se nota a la legua que van cortos de presupuesto. Los primeros veinte minutos de esta segunda temporada fueron de lo mejorcito, con ese silencio contenido, esa marea de muertos avanzando sin piedad... y después llegaron los paseos sin ton ni son por el bosque y la maldita granja. El consabido efecto televisivo del "no tenemos pasta, ciñámonos a los decorados que tenemos".
Seguimos con el uso de los zombies, que han pasado a ser el motor de la trama al "susto del capítulo", por llamarlo de alguna manera porque sustos, pocos. Los zombies escasean y cuando aparecen, suelen hacerlo por arte de magia (guionistas al poder) y sin demasiado interés. Hasta en The vampire diaries salen más vampiros, por dios santo. Por no mencionar que en cada capítulo de The vampire diaries pasan más cosas que en estos siete de TWD. Y mencionando, sin duda, lo más fragrante: Ha llegado un punto en el que no temo a los zombies de TWD. Lo bueno del comic es ese mismo detalle que tan bien explota esa serie ñoña que es The vampire diaries: cualquiera está en peligro y es susceptible de morir, y a los guionistas no les tiembla la mano a la hora de matar personajes.
Y termino con los personajes. Para recordar lo que ya he dicho antes. Los de la serie son sosos. Y para mi, hoy por hoy, el mejor personaje de toda la serie es Shane. Junto con Daryl. Y Merle. Ojalá volviera Merle y les diera bien por saco a todos. Sobre todo que quemara la puta granja y les obligara a seguir avanzando. Porque estos son capaces de quedarse ahí hasta que termine la temporada, si no más. Y a este paso vamos a conocer a Michonne cuando andemos todos en el asilo. Por no hablar del gobernador. Por cierto, si convierten a Shane en El gobernador yo dejo la serie.

27.11.11

Y una razón más para amar Misfits

A pesar de la pérdida de Robert Sheehan, Misfits sigue siendo una de las series más refrescantes del panorama televisivo actual, una verdadera declaración de intenciones y una demostración de que se puede hacer una serie cojonuda con un presupuesto ajustado. Y bueno, el cuarto capítulo de la tercera temporada sirve como perfecto ejemplo de por qué Misfits debería ser vista... y amada.
¿Cuántas veces se ha fantaseado con la hipótesis de matar a Hitler antes de que tenga ocasión de comenzar su reinado de terror? En Misfits dan un paso más, aprovechan los superpoderes y realizan un viaje en el tiempo con la intención de acabar con Adolf Hitler... que por supuesto sale mal y acaba dándoles a los nazis aún más poder del que tuvieron en realidad. ¿Conclusión? Los nazis ocupan inglaterra, ganan la guerra y el presente es un estado fascista y represivo donde la policía ejecuta y controla al resto. Y ahí es donde nuestros protagonistas se encuentran viviendo de la noche a la mañana, formando parte de la resistencia encubierta contra los nazis.
Un capítulo de aplauso.
Y eso que no pude parar de pensar qué habría hecho Nathan en esa situación. Habría sido el descojone.

19.11.11

Tiburones de arena

¿En serio existe esto? ¿DE VERDAD?

Santo cielo, que hagan un remake de Temblores (pero con Kevin Bacon de nuevo, por favor) que eso sí que eran películas.

Hablar antes de tiempo

No suelo comentar las temporadas que voy siguiendo mientras aún siguen en emisión. Y no lo hago, porque soy de los que creen que una serie es una carrera de fondo y no puede ser juzgada en condiciones por uno de sus capítulos. Se ha extendido en el mundo internetero esa costumbre del comentar cada capítulo visto, cuando esa costumbre obliga a caer en errores continuos de apreciación, amén de impedir el correcto disfrute de una serie.
Y me explico.
Si una serie está bien hecha, y hablo siempre de series seriadas y no episódicas, las tramas se irán desarrollando lentamente al principio y más rápido al final, incluyendo giros, sorpresas y falsos cruces que parezcan llevar a ciertos caminos que luego puede que sean explorados o no. Por tanto, empeñarse en ver cada capítulo con la necesidad de hacer un review obliga a fijarse en cada uno de esos matices y expresar lo que te hacen sentir, llevando en más de una ocasión a la más pura equivocación. E impidiéndote centrarte en el objetivo primario de cualquier serie: el puro y banal entretenimiento.
Fragante caso el de la sexta temporada de Dexter, una serie que siempre se ha caracterizado por tener primeros arcos normalitos y pegar buenos acelerones en su recta final. Con ver uno o dos capítulos, en multitud de foros y blogs se echaron las manos a la cabeza, gritando que era imposible que Dexter se redimiera por la fe y que por tanto, la serie había perdido su rumbo y debía ser cancelada.
Pero vamos a ver, almas cándidas... Dejad que los guionistas desarrollen sus tramas y cuando acabe la temporada expresad lo que os gustó y lo que no, qué caminos escogidos os agradaron y cuales odiasteis. Es más que posible que muchas de las cosas que en un capítulo te hicieron pensar "van a ir por aquí y lo odio" ni siquiera las recuerdes cuando la temporada termine.
¿Redimirse Dexter? Dexter habla sobre la redención, sobre la luz y sobre la fe. Reflexiona sobre eso igual que reflexionó en el pasado sobre los códigos genéticos que se heredan, las vicisitudes de tener pareja o la importancia de la familia. Al final, no dejan de ser pensamientos que nos guían a través de la trama, influyéndola en mayor o menor medida, pero sin cambiar la esencia del personaje. Dexter no va a redimirse. Dexter es el Mal, escondido en una botella en la que pone "no-del-todo-porque-sólo-mato-a-gente-culpable". Pero el Mal a fin de cuentas. El final del sexto capítulo lo reivindica, y todo el séptimo capítulo es una oda a la No-Redención. O casi, porque la reflexión sigue presente, y contínua. Y puede que regresen a esa senda, pero hasta que no termine la temporada no lo sabremos a ciencia cierta.
Recuerdo un capítulo de Lost, segunda temporada, Jack y algún otro lostie tienen una conversación más que estimulante para el espectador con los otros. En ella, los otros amenazan verbalmente a los losties. Les dicen "si os pasais de la raya habrá una guerra". La reunión se disuelve y cada cual vuelve a su lado de la isla. En los últimos minutos de capítulo, Jack se reune con el personaje de Michelle Rodríguez en la playa. La última frase del capítulo, aderezada con aquella fantástica banda-sonora-definitiva de Lost, era de Jack mirando con gravedad a la mujer policía y preguntando: ¿Cuánto tiempo se tarda en entrenar un ejército?. Aquel día, mi mente se emocionó, y aquella frase abrió la puerta a un montón de expectativas sobre el rumbo que iba a tomar la serie. Imaginaba a Jack y los suyos preparándose para una guerra. Amé aquella posibilidad. Nunca llegó. Aún sigo pensando que hubiera sido una gran forma de avanzar, pero eso es otra historia. Si aquel día hubiera hecho un review, habría alabado el camino que estaban tomando los guionistas, habría dicho cosas de ese estilo y... me habría equivocado. Porque tan sólo era una muesca más de la ruleta que conformaba la trama de la serie, una muesca que no llevaba a ninguna parte, pero ahí estaba, para hacerte creer que sí.
Dejad que las series lleguen a su final. Y si no os gustan, abandonadlas. Pero no os perdáis el lujo de disfrutarlas, sin ojo crítico, sin ansia comentadora, simplemente tu, la pantalla, y una puerta a entrar en el universo de lo que sea que te estén contando.

13.11.11

Libros Leídos 2011 (16): Un verano tenebroso

Libros Leídos en 2011:
1) El Talismán, de Stephen King y Peter Straub
2) Oscura, de Guillermo del Toro y Chuck Hogan
3) Muy pronto seré invencible, de Austin Grossman
4) Cuernos, de Joe Hill
5) El pasaje, de Justin Cronin
6) La búsqueda del grial 1: El castillo de las sombras, de J.H. Brennan
7) Apocalipsis Z 3: La ira de los justos, de Manel Loureiro
8) Nivel 26, de Anthony E. Zuiker y Duane Swierczynski.
9) Antirresurrección, de Juan Ramón Biedma
10) La casa infernal
, de Richard Matheson
11) Superviviente, de Juan García Hernández

12) Los caminantes, de Carlos Sisi
13) Bikini, de James Patterson
14) Juego de Tronos, de Geroge R.R. Martin
15) Los caminates: Necrópilis, de Carlos Sisi
16) Un verano tenebroso, de Dan Simmons

Tenía ganas de pillar este libro desde que leí que guardaba muchas cosas en común con It. Librería tras librería lo busqué sin encontrarlo. En todas me decían que estaba descatalogado. Lo busqué en librerías de segunda mano, en vano. Hasta en ebay. Nada. Al final, se convirtió en el primer libro que me descargo de internet. A fuerza.
Anécdotas aparte, el libro me ha encantado. Antes que éste sólo me había leído de Simmons "El Terror", que por cierto, me flipó, hablando mal y pronto. Un verano tenebroso no me ha parecido tan grandioso, pero me ha encantado. Y eso que con It sólo guarda parecido en que ambos son protagonizados por un grupo de niños enfrentados a un mal legendario.
En fin, que Simmons tiene un pulso expléndido a la hora de escribir, y de mantener la tensión. En un par de ocasiones no pude evitar sentir escalofríos, casi mirar hacia atrás, incluso. Sobre todo en la primera parte, cuando en realidad las cartas aún no se han desvelado y no tienes muy claro a qué se enfrentan los chicos.
Ha sido una lectura que he disfrutado, la verdad. Y tiene un final digno de película de acción.

9.11.11

Temporadas

Tal como ha hecho McGuffin, citaré diez temporadas de series que me han hecho flipar de una u otra manera. Diez hitos televisivos que llevo conmigo por haberme marcado de una u otra manera.

1) La 5ª Temporada de 24. Donde Jack Bauer fue volviéndose cada vez más oscuro, donde tuvimos que despedir a varios de los personajes que habían estado con nosotros desde el principio y donde la trama alcanzó cotas inigualables... para rematarse con ESE final.

2) La 1ª Temporada de Prison Break. Porque supo contar de forma magnífica esa fuga imposible, con unos personajes geniales y de la cual sólo borraría el capítulo flashback, abominable. Y sí, soy un férreo defensor de la segunda temporada, que me encantó, pero la primera es la primera.

3) La 3ª temporada de Breaking Bad. Walter White y Jesse Pinkman contra las grandes corporaciones de la droga. Magnífica. Aunque sólo fuera por el videoclip de Heissenberg ya vale la pena. Y por el capítulo de Hank en el coche...

4) La 2ª de Justified. Timothy Oliphant es un grande, sin duda. Y aquí tuvo a Margo Martindale como némesis en una temporada que tuvo su mejor acierto en una mayor serialización.

5) La 3ª de Sons of Anarchy. Brutal desde el principio hasta ese game-changer que fue el final de temporada. Y sí, la parte irlandesa no estaba hilada a la perfección, pero la temporada en sí fue genial.

6) La 2ª de Community. Tantas idas de olla y tanto frikismo en veintitantos capítulos maravillosos. Y guerra de paintball.

7) La 3ª de Fringe. Porque dos Olivias siempre son mejor que una.

8) La 2ª de Perdidos. A mí es que toda la trama del botón me cautivó. Al igual que aquel juego de "soy bueno"-"soy malo" que se trajeron con Ben Linus. Y me ha costado decidirme, porque la quinta tuvo "The Constant", que probablemente sea de lo mejorcito que he visto en series, pero me voy a quedar con la segunda. Cuando Los Otros le dijeron a Jack aquello de "Aquí hay una línea y si la cruzáis iremos a la guerra" a mi se me pusieron los pelos como escarpias. Y además, salía Michelle Rodriguez.

9) La 2ª de Cómo conocí a vuestra madre. Ir al centro comercial nunca fue tan divertido.

10) La 1ª temporada de Verónica Mars. Una de las mejores y más infravaloradas series de esta década. Su mezcla de humor friki, trama teen y misterio fue de lo más estimulante. Y Kristen Bell estaba magnífica como Verónica Mars, la verdad. Aún me duele que la cancelaran.

Y sí, no he puesto Friends, pero porque me costaría decir una temporada. En mi cabeza están todas mezcladas y son todas geniales. Lo mismo me pasa con Los Simpsons, que las mezclo todas, aunque aquí es por culpa de Antena 3.

5.11.11

El lado oscuro de la luna


Cuando hace tiempo salió Transformers 1, y a pesar de que las películas de Michael Bay me divierten como a un crío, me negué a verla. Nunca me habían gustado los muñecos de Transformers, nunca había visto la serie de dibujos, y una película protagonizada por camiones robots me parecía una solemne bobada. Como en muchos casos, tuve que tragarme mis palabras.
Fue un amigo mío (Adri) el que me insistió para que la viera y cuando lo hice me encontré con una película puramente Michael Bay, de acción, aventuras, ritmo frenético y puntos de humor que hacían de la película algo bastante entretenido.
Esta tercera parte viene a ser más de lo mismo. Los robots siguen luchando por el bien del país, los efectos especiales están de puta madre y el humor sigue presente. En general es una buena película para pasar un buen rato. Con las tres películas me ha pasado lo mismo, que pienso que los humanos están ahí para crear empatía, pero su función es bastante absurda. Millones de disparos no hacen absolutamente nada contra los malos (cuyo nombre he sido incapaz de aprenderme). Son como hormigas luchando contra elefantes. Todo el rato corriendo de un lado a otro, supuestamente haciendo algo, pero lo más que hacen es parapetarse y disparar sin ton ni son y ser salvados una y otra vez por los camiones robots buenos. En general, bastante absurdo todo. Pero aún así, qué quereis que os diga, a mi me divierten.
Ah, maravilloso el guiño-puñalada a Megan Fox.

Misfits. Temporada 3

Misfits es una de esas pequeñas maravillas que aparecen por sorpresa y de repente están ahí para quedarse. Lo malo de esta serie inglesa sobre adolescentes en servicio comunitario con poderes es que viene en dosis excesivamente pequeñas. Ese mítico formato BBC de seis capítulos por temporada sabe a tan poco que deprime cuando termina.
Pero mientras dura, es una gozada.
Recién comienza la tercera temporada, y es duro no ver en pantalla a Robert Sheehan, que se había ganado por méritos propios el carácter de principal reclamo. Su Nathan era tan histriónico, tan malhablado, tan cerdo y surrealista que se convirtió sin ninguna duda en lo mejor de la serie. Para los fans de Misfits, fue un duro golpe saber que no estaría en la tercera temporada. Y aún así, Robert se prestó a grabar un minicapítulo para internet justificando su salida de la serie. Otra pequeña joyita.
La nueva temporada se ha centrado en presentarnos a su sustituto y los nuevos poderes del grupo principal. Y de momento, la cosa mantiene el pulso. ¿Se echa de menos a Nathan? Yo creo que sí, y que siempre será así. Era parte del alma de la serie. Aún así, me lo he pasado en grande viendo este primer capítulo y sé que disfrutaré el resto de temporada.
Larga vida a Misfits.

2.11.11

Desamores con Spielberg

Cinco capítulos he durado, cinco capítulos de Terra Nova han bastado para demostrarme que me aburría más que disfrutar y que no tenía nada interesante que contarme. Y hay demasiadas series en el mar televisivo como para perder el tiempo con una que no me dice absolutamente nada y a la cual, por cierto, no le auguro una segunda temporada.
De las tres últimas series del señor Spielberg, al que en el medio cinematográfico tenía por un Rey, sólo he terminado de ver una, Falling Skies, y más por inercia que porque verdaderamente me gustara. Tanto la serie de dinosaurios (¿de dinosaurios? ¿Puede haber una serie "de" en la que aparezca menos ese "de"? Sí, pero sería española, jurl, jurl, jurl) como The pacific las abandoné a medio camino movido por el tedio más absoluto. Y aunque antaño vi completita Band of brothers, tampoco me pareció ninguna maravilla.
No sé qué le pasa a Spielberg con la tele, pero me parece que se queda en "ideas grandiosas" que después no desarrolla bien. ¿Una serie sobre la guerra del pacífico? ¡Cojonudo! ¡Y encima con efectazos y buena ambientación! ¡Perfecto, será un bombazo! Pero por el camino, alguien se olvidó de desarrollar los personajes para que interesaran minimamente, para que preocuparan cuando morían o estaban en peligro. En The pacific, llegó a importarme un pito si moría fulanito o menganito. De hecho, me costaba reconocerles en muchos casos porque todos me resultaban iguales. Y no hablo de los japoneses.
¿Una invasión extraterrestre contra la resistencia humana? ¡Oh, dios, va a ser sensacional, la mejor serie de la historia! ¡Espera, metamos niños y muchas tramas de preocupación familiar! ¡Y añade mucha ñoñería! ¡Y hazla capitular! Seguro que mientras decían todo esto pensaban "ninguna serie les hará dormir mejor que ésta".
Se equivocaban.
Spielberg YA había producido Terra Nova.
Santo dios, qué sopor. En los últimos tres capítulos los dinosaurios han ocupado un máximo de dos minutos en pantalla, de ciento sesenta que suman los tres capítulos. Y la trama familiar es más aburrida que hacer una serie sobre una partida de parchís. Qué carajo, a mí el parchis me divierte. Los personajes son tan planos que se podría poner pelotas sobre ellos y no rodarían. Las tramas tan previsibles, tópicas y poco imaginativas que uno puede darle cuartelillo, sí, pero al final llega un momento en que hay que decir adiós. Sabes que no te quedará ninguna espinita clavada.
Primeval también va de dinosaurios y aunque los efectos son chusqueros es muchísimo más divertida.

29.10.11

Temporada de cambios

En realidad es más bien que tengo dudas. Me planteo modificar el blog, pero no sé muy bien si lo que quiero hacer es una criba de entradas pasadas o simplemente un cambio estético.
Estoy pensando en ello...

26.10.11

Vida cruel

NOOOOOOOO!!!! Javier Bardem NO puede ser Roland Deschains!!!!!

Si, qué pasa, tenía la esperanza que con el retraso se alejara del proyecto...

19.10.11

Outsourced

Outsourced es una sitcom que se emitió el año pasado. Narraba la historia de un americano al que envían a la India a dirigir un call-center de artículos de broma. Con un humor simpático y ligeramente surrealista (sobre todo cuando Gupta o Charlie entraban en acción), la serie resultaba simpática de ver y bastante entretenida.
La audiencia no la respaldó y murió con su primera temporada. Una verdadera pena, porque junto a Community y Raising hope me parecía de lo mejor en humor que vi el año pasado.
Gupta, te echaremos de menos. A ti y a Alok. Gupta, Alok, Gupta, Alok.

16.10.11

Breaking Bad: Cuarta Temporada

Finalizada esta cuarta temporada sólo puedo decir "Bravo".
Breaking Bad es, hoy por hoy, una de las mejores series que hay en televisión actualmente, si no la mejor, por mucho que le pese a los madmenianos. Y su actor principal, Bryan Cranston, es de lo mejorcito que se ha puesto ante una pantalla en mucho tiempo, de ahí sus tres Emmys seguidos por su papel de Walter White.
Hay quien dice que esta cuarta temporada ha bajado el listón. No lo creo, la verdad. Es cierto que las cosas eran mucho más divertidas cuando Walter y Jesse no eran más que unos pringados que intentaban ganarse la vida como fabricantes de meta en un mundo dominado por gente malvada y peligrosa. Pero Walter y Jesse juegan ya en las grandes ligas y los problemas a los que se enfrentan son otros. La serie ha madurado, y tal vez eso haya afectado en que hay menos momentos cómicos, pero el pulso narrativo sigue siendo perfecto.
Además, hemos ganado a Saul Goodman, que siempre es un plus.
Lo que si he echado de menos esta temporada, y mucho, de hecho, son los momentos Walter-Jesse, aquí separados por exigencias del guión y de su crecimiento como personajes. Juntos son el mejor tamdem y aquí hemos tenido poco de eso, la verdad.
Pero ha sido una gran temporada. Con un par de capítulos finales de lo más tensos y explosivos (tengo que añadir que el final del capítulo diez, con Walter desesperado buscando dinero para desaparecer mientras es sentenciado a muerte y descubriendo que no le queda un puto duro me pareció increíble. Sólo por esa secuencia, Bryan Cranston merece ganar el Emmy una vez más).
Vamos a echar de menos a un par de personajes, eso seguro, y gracias a Vince Gilligan por no hacer un final de temporada tan hijoputa como el del año pasado. En este caso, la cosa ha quedado cerradita. Sabemos que habrá quinta y última temporada, aunque me cuesta imaginar sobre qué versará después del final de la cuarta, pero desde luego, será un game-change.
Ah, el giro final no me pilló por sorpresa. Para nada. No por ello es menos bueno.
Larga vida a Walter White.

14.10.11

Red State

Me gusta llegar a las pelis sabiendo lo menos posible de ellas. Por lo general, me basta con saber de qué van, quién las dirige, el género o quien las protagoniza, para poner una peli en mi lista para ver. Normalmente, por desgracia, uno acaba saturado de información antes de lograr ver la peli en cuestión.
A veces no se da el caso. Con Red State, no había visto ni el trailer. No tenía ni la menor idea de qué iba la película. Sólo sabía que era la primera incursión de Kevin Smith en el cine de terror. Y con eso me bastaba para tener curiosidad.
Hoy ha caído en mis manos y la he visto.
Y sí, empieza como si fuera una película de terror, con sus tres protagonistas adolescentes dirigiéndose hacia una trampa tan evidente que uno se plantea que la cosa va a ser bastante mala. Pero entonces hace aparición Michael Parks, como reverendo chiflado de una congregación de tipos chiflados que odian a los gays y creen que todos deberían arder en el infierno. Y ese discurso ante la congregación, de casi diez minutos con el tipo hablando, es realmente estremecedor.
Y de repente, la cosa gira. Y uno tarda en reaccionar, pero acabas dándote cuenta de que la "primera incursión de Kevin Smith en el cine de terror" es apenas una fachada, porque la cosa de terror, tiene poco. Y se torna en cine de acción. Y político. Y de supervivencia. Y de giros imprevisibles. Que probablemente sean lo que más me ha gustado del film, ese no poder esperarte lo que va a suceder a continuación o quién, de repente, se va a poner al frente de la película.
Con un estilo sobrio, casi sin banda sonora, una fotografía cruda y unos actores como la copa de un pino (Michael Parks y John Goodman a la cabeza), Kevin Smith se ha marcado una película tan atípica como asombrosa. Una que seguro levantará tantas ampollas como creará fans. Me decanto por el lado fan, porque me ha encantado.
Estupendo reparto, por cierto. Además de los citados Michael Parks y John Goodman podemos encontrar a Michael Angarano (24), Anna Gunn (Breaking Bad), Stephen Root (24, Justified, The defenders, True Blood), Kevin Alejandro (True Blood), Ronnie Connel (Veronica Mars), Matt L. Jones (Breaking Bad) y Kevin Pollack...

Horror a la americana

Desde que saltó la noticia de que la mente detrás de Glee había vendido una nueva serie al canal FX, y que se trataba de una historia de terror, en internet comenzó una fuerte espectación. A mi, en cambio, me producía sentimientos encontrados. Por un lado, me decía "de puta madre, una historia de género". Por otro lado, soy de los que temen al señor Murphy. Sí, vale, la primera temporada de Glee fue una cosa muy fresca y agradable de ver, pero todos hemos sido testigos de cómo ha degenerado su producto musical. Además, si me hubiesen preguntado alguna vez "¿Qué género crees que no resiste una serie?" habría respondido, sin dudar, el terror.
Sí, me parece un género complicado. Creo que cuanto más alargas la historia, más se diluye el terror. Porque, qué queréis que os diga, pero no considero de terror The walking dead. Ni Supernatural. Ni, obviamente, la patata esa de Cuatro que se llamaba, creo, Hay alguien ahí.
¡Una serie de terror sobre una mansión encantada! Por favor, ¿hay algo más manido, más utilizado, más poco original? Mis expectativas iban bajando al mismo tiempo que subían gracias a sus intrigantes imágenes promocionales y sus extraños teasers. No era capaz de decidirme.
Pero obviamente, iba a ver el primer capítulo. Y lo hice.
Y porque Homeland me está encantando, pero creo que American Horror Story es uno de los mejores estrenos de la temporada. Su primer capítulo es todo lo que debe ser un producto "de terror": intrigante, desasosegante, malrrollesco... Desde el inicio, logra traspasar esa fina línea que hay en el cerebro de cada uno y meterte en el cuerpo esa sensación de tensión que tan adicivo hace al miedo. Y lo logra no sólo mediante figuras que cruzan el plano por detrás de los personajes y medio en sombras. Todo está perfectamente planificado para darte miedo. La trama, la música, los efectos de sonido, la actuación, la iluminación... y el montaje. Probablemente lo que más me llamó la atención. El montaje, extraño, peculiar, logra ponerte mal cuerpo incluso en secuencias donde no pasa nada. Brutal. Y si además aderezas el coctel con unos actores que están brillantes, y con secundarios de la altura de Denis O'Hare y Jessica Lange, pues lo que obtienes es una bomba.
El segundo capítulo mantiene el nivel. De momento la cosa promete y mucho. Y me conformo con que siga así. Es suficiente para conseguir que, si despierto por la noche y oigo un crujido, aunque me de la vuelta y me quede dormido de inmediato, me resulte imposible no pensar, durante una fracción de segundo, que hay algo más allí.
El miedo es adictivo.

9.10.11

Su alteza

Comedia medieval pasada de rosca y con lenguaje soez continuo que me ha hecho tener una carcajada casi constante durante todo su metraje. Mientras la veía no podía dejar de pensar en Willow, y tampoco es que se parezcan, pero no sé, me ha entretenido. Me ha hecho mucha gracia, además. Y claro, si encima añadimos que salen Natalie Portman ligera de ropa y Zooey Deschanel, pues apaga y vámonos.

No es ninguna joya, que conste, pero es la típica película que si te pilla en el momento justo te va a divertir.

A mi es que el género de aventura y comedia me gusta. Qué le vamos a hacer.

Hoy además tengo un buen día. He recibido una noticia que alcorce pillará enseguida. Sin necesidad de añadir nada más. :)

8.10.11

We have to find him

Realmente me parece una atrocidad que una de las mejores series que hay actualmente en la televisión esté sufriendo esta agonía semanal debido a las audiencias. Fringe está al borde todos los viernes, y sinceramente, creo que es improbable que veamos una quinta temporada. Veremos si es capaz de terminar este año.
Pero en fin, así es la vida. Y Fringe nos sigue demostrando día a día que es una serie madura, que mejora por momentos y que, aunque a veces parezca que flojea, siempre es en pro de algo que vendrá después. Porque hubo quien habló de una involución, de que Fringe había dado varios pasos atrás con el inicio de esta cuarta temporada, pero, si alguien tenía alguna duda sobre si Fringe aún tenía pulso, creo que el tercer capítulo debería haber despejado cualquier duda.
Fringe sigue teniendo su pulso.
Que maravilla de capítulo. Y ya no sólo por ese "We have to find him" final. Esos Peters que el pobre Walter deja escapar, esas referencias a su hijo, son tan esclarecedoras como geniales. Y de hecho, la trama de este capítulo me ha parecido fascinante, tensa y entrañable. La relación entre Walter y Aaron, dos niños pequeños aunque uno tenga sesenta y tantos, es maravillosa. Y ese momento, cuando Walter relata como murió su hijo una vez, y después otra, coronada por la frase de Aaron "¿Y no crees que deberías estar en un centro psiquiatrico?" es digno de aplauso.
Por no decir la descripción que Walter hace sobre Toy Story, "la película de los juguetes que hablan", a la que define como "extrañamente perturbadora".
Fantástica serie. Larga vida a Fringe.

Defecto de profesión

Es lo que tiene trabajar en el sector audiovisual, y saber cómo se hacen las cosas en este mundillo, y saber que al final, los rodajes tienden a tirar de los mismos sitios y personas. Suelo reconocer caras, no ya de protagonistas, sino de extras que se mueven por detrás. Y no sólo eso, sino también lugares. Y ya no hablo de producciones baratas que reutilizan una y otra vez el mismo decorado dándole una mano de pintura y cambiando ciertos elementos de atrezzo para que luzca como decorado nuevo, como una y otra vez hacen en Supernatural con los moteles donde se hospedan los Winchester y que son el mismo decorado. En la cuarta y quinta temporada fue un canteo, de hecho.
O como el detalle en Falling Skies, de que el lugar donde se ocultaban los malos en el capítulo dos (¿O era el tres?) era exáctamente el mismo decorado que, varios capítulos más tarde para que la gente no lo reconociera, se utilizó como salón de actos del colegio donde los buenos se reunían.
Hoy he hecho un más dificil todavía: He reconocido un exterior de una serie americana. El hospital donde internan a Arlo Givens en la primera temporada de Justified es el mismo hospital donde Jesse Pinkman se da cuenta de que le falta cierto cigarrillo en el penúltimo capítulo de la cuarta temporada de Breaking Bad.
No es la primera vez que me pasa. Ya reconocí algún que otro exterior alguna vez. Es curioso, y me hace gracia.
Qué le voy a hacer. Gajes del oficio.

5.10.11

TerraNova: Segundo vistazo

¿Os acordáis cuando dije "eh, pues a mi el piloto de TerraNova me ha entretenido y me lo he pasado bien viéndolo"?
Pues donde dije Diego digo Perry.
Visto el segundo episodio de la serie de dinosaurios me aburrí como no me aburría desde Falling Skies. Que sí, que la premisa dinosauril me mola y que las aventurillas cuando están bien contadas me las trago super contento. Tampoco soy de los que vienen a decir que hace 20 años de Parque Jurásico y por eso hay que tirarle piedras, ni de los que dicen que es una mierda porque sus efectos digitales cantan la traviata. Creo que cuando una serie es, no ya buena, sino simplemente entretenida, basta y sobra y no importa realmente si los efectos son reguleros.
Ahí está, con cinco temporadas en su haber, Primeval, tocando también el tema dinosaurios, con unos efectos también chusqueros, pero entretenida de sobra para pasar el rato sin pensar en nada más. Que no todo tiene que ser intelectualoide para ser bueno. Hay cosas que simplemente con entretener ya basta.
El problema es que ahí, Terranova tampoco se está luciendo demasiado. Es entretenida, pero no del todo. Hay algo que no cuaja, e imagino que tenga que ver el hecho de haber sufrido retrasos y que mucha gente haya metido mano en un afán de mejorarla. Al final, parchear nunca arregla del todo.
¿Es pronto para saber si sirve como puro entretenimiento o es una basura? Pues sí. Las series, como el vino, hay que dejarlas madurar un poquito antes de saber si han encontrado su rumbo.
Miremos a Fringe, que al principio era una serie regulera pero en cuanto encontró su dirección, y su tempo, se convirtió en una de las mejores propuestas que tiene la televisión actual.
Miremos a Supernatural, que pasó de ser una serie entretenidilla para adolescentes a ser una cosa bastante más adulta y seria con el paso del tiempo.
Por citar solo un par de ejemplos. Que podría dar bastantes. ¿Creo que ese será el caso de Terranova? A priori tengo que decir que no, que me da que va a ir a peor, pero también os digo que espero equivocarme, y espero que remonten. Si lo hacen, si aprovechan más los momentos como el de los adolescentes encerrados en el todoterreno mientras son rodeados por un grupo de dinosaurios enfadados (la mejor situación tensa del piloto), si saben salir del escollo, entonces disfrutaré de ella como el que más.
Seguiremos informando.

4.10.11

Homeland: Primer vistazo

Tras haber visto el piloto, declaro con gusto que soy fan de esta serie.
El piloto me ha parecido genial. La nueva serie de Showtime trae intriga, acción y conspiración al más alto nivel, decorado con un terceto protagonista de lujo. Claire Danes, que está magnífica en el papel de la obsesiva protagonista (y a la que ya han marcado varias tonalidades de gris en su construcción, a ver cuando aprenden las series españolas), Damian Lewis, que borda a ese hombre del que no sabes si está traumatizado o es uno de los mayores peligros existentes en el momento, y Morena Baccarin, que demuestra en un sólo episodio que aquella cara de lagarta que ponía en V era absolutamente a propósito y que es capaz de transmitir, y mucho, con su mirada.
Y la trama... ya me tiene enganchado. Y puede parecer que ya han desvelado muchas de sus cartas, pero no creo que sean tontos, así que... si esto era el piloto, qué nos tendrán preparado...
Si te gustó 24, si te molan las conspiraciones a ritmo interesante (y sí, me estoy metiendo con aquel tostón que fue Rubicon), si te gustan las intrigas gubernamentales, entonces Homeland te va a gustar.
Seguiremos informando.

2.10.11

Los tres mosqueteros (versión 2011)

Lo diré rápido: Haber pagado por ver esta puta basura me perseguirá como una losa durante al menos un par de meses, los que tarde en olvidar cada maldita secuencia.
Piqué, sí. Me dije "eh, Paul Anderson a veces mola, al menos es entretenido". Me dije "eh, los tres mosqueperros es una buena historia, no pueden cagarla, y si encima le dan un toque sci-fi puede ser curiosa de ver".
Tendría que haber sido fiel a la máxima de Adri y mía, la de no ver nada en lo que aparezca Orlando caradepalo Bloom. Aunque, vaya por delante, no es lo peor de la película. Probablemente lo peor de la película sea todo. No hay nada que se salve. Pero si hubiera que decir sólo una cosa como lo más infumable del percal, elegiría a Milla Jovovich, que con sus muecas y su exageradísima sobreactuación y sus movimientos de conejita playboy durante TODA LA MALDITA película me hacía querer levantarme y salirme de la sala. Y mira que me gusta la condenada. Pero aquí, me encantaría meterla en ácido y que se disolviera. Que horror, santo cielo.
Y que puedan coger una historia como la de Dartagnan y los suyos y convertirla en algo tan pueril, estúpido y aburrido... hay que ser un genio para ello, sí. Acojonante que te pases todo el metraje importándote un pimiento los personajes. No hay ni uno dibujado con un mínimo de interés. Ni uno.

28.9.11

Terranova: the Audiencia's look

Escribo esto como anexo a la critica de terranova que escribí ayer.
Han salido los datos de audiencia y, sin ser malos, tampoco son buenos. Nueve millones de espectadores, y tercera opción de la noche. ¿Que presagia eso? Pues, en mi humilde opinion, si se mantiene así al menos podremos ver la temporada entera. Lo que me parece claro es que, con esos datos, no creo que lq renueven. Tiene pinta de ser una serie cara, y la cadena esperaba bastante mas de ella. Sin embargo, la critica y la audiencia ha emitido opiniones positivas, así que, quien sabe, tal vez eso ayude.
Ya veremos.

27.9.11

Terranova First Look

Tras el fiasco de Falling Skies tenía un sentimiento encontrado frente a lo nuevo de Spielberg. Por un lado, me esperaba una patata como la de marcianos. Por otro, eh, tío, va de dinosaurios y es de Spielberg, me llama como la miel a las abejas...
Mi mente me decía "no hagas caso al corazón, que va a ser una patata". Máxime teniendo en cuenta que ya había sufrido varios retrasos, por las causas que fueran.
Pero mira por donde, visto el capítulo piloto (doble, de hora y media) resulta que la cosa no está tan mal. Qué carajo, es bastante entretenida, al estilo palomitero puro. Una serie de aventuras pura y dura que, de momento, se ha defendido bastante bien. Es cierto, los efectos digitales están más cerca de Dinocroc que de Parque Jurásico, pero, a pesar de la sonroja que producen algunos planos, tampoco molestan demasiado. Han planteado tres o cuatro tramillas con pinta interesantes, han planteado a los personajes protagonistas e incluso a la antagonista. Y de momento, todo es suficiente como para decir que veré el segundo con ganas.
Ahora, es más que evidente que Spielber está detrás del proyecto, ya no sólo por el corte familiar de la serie (que nadie se espere ver miembros amputados, esto es el Spielber de ET, no el de Salvar al soldado Ryan), sino por sus filias y fobias recurrentes. Ese momento inicial en el futuro parecía sacado de cualquier película de nazis hostigando a judios, por ejemplo.
Me resulta curioso.

25.9.11

Esperados regresos

Septiembre, comienza la temporada regular, lo que supone muchos estrenos y el regreso de series que se han hecho un hueco en mi alma. El tiempo, por desgracia, a veces no es suficiente, y de todos los estrenos que me apetecía ver y ya han comenzado, y son unos cuantos, aún no he podido ver ninguno. Así que me mantengo al margen y trato de no enterarme demasiado de las cosas que ocurren en esos estrenos. Ya llegaré. No tengo prisa.
Otro tema son los regresos. Con ellos, y según haya sido el season finale anterior, no tengo piedad y me pongo a ello en cuanto es posible. No voy a hablar de Breaking Bad, porque ya casi está terminando y prefiero comentarla cuando termine, que menuda joya de serie. Tampoco hablaré de dos series que me encantan pero aún no he tenido tiempo de empezar, Raising hope y Community. Ni tampoco hablaré de ese placer culpable que supone para mi The vampire diaries, porque tampoco he tenido tiempo.
Hablaré de Fringe, por ejemplo. Después de ese season finale de la tercera temporada, que más que un clifhunger fue un game changer en toda regla, la serie que sobrevivió a duras penas la batalla de la audiencia, ha regresado más que potente, demostrando una vez más por qué es una de las mejores series en pantalla actualmente. Desde luego, la que más me cuesta comprender que no tenga el apoyo suficiente del público. Fringe es una maravilla, y en este primer capítulo ha mostrado todo su potencial.
Hablaré de Supernatural. La sexta temporada, ya lo dije, fue todo un bajón respecto a esa maravilla que fue la quinta temporada, a pesar de tener algunos capítulos excepcionales, en especial "El hombre que pudo reinar". El primer capítulo de la séptima temporada ha comenzado fuerte, justo allí donde terminó la sexta (otro game changer excepcional) y mostrándonos el lado más oscuro del poder, un momento maravilloso con La Muerte, y un planteamiento sobre lo que tendrá esta temporada que hace presagiar cosas buenas. Esperemos que los Winchester regresen con todo. Sería fantástico.
Hablaré de Glee. Cuando terminó la segunda temporada me debatía entre abandonarla por completo o seguir viendola. Todo el frescor que había supuesto la serie en su estreno lo fue perdiendo en la segunda temporada. Todo había dejado de ser interesante. Pero la cosa había terminado, así que me dije, "o la tercera mejora o adiós muy buenas". El primer capítulo ha sido un "bah" en toda regla. ¿Remontarán? No lo sé, pero conmigo tienen cada vez menos oportunidades.
Hablaré de esa joya que es Sons of Anarchy. Pero de esta sólo diré que, de momento, sigue siendo tan cojonuda como lo ha sido hasta ahora. Amo a SAMCRO. Me hace querer ser motero a pesar de odiar las motos. Jodidos tipos duros y malos. De momento las líneas de trama parecen presagiar una buena batalla final. Y viendo el final de la tercera, es de esperar que no decepcionen. Kurt Sutter, a ti nos encomendamos.
Y por supuesto, hablaré de mi programa de televisión favorito. Survivor ha regresado. Temporada 23. Dieciséis extraños y dos viejos conocidos que regresan a darlo todo por un millón de dólares. Y de momento el casting parece mejor que en temporadas anteriores. Y Survivor no es un programa que suela decepcionar. Al menos, no a mi. El primer capítulo de la temporada ya me tuvo en vilo todo el tiempo...
Hala, seguiremos en sintonía.

23.9.11

Horrible Bosses

Sinceramente, cuando puse esta película en marcha me esperaba algo distinto, una comedia tonta y sin demasiada gracia que utilizaría la simpatía de tres estrellas de turno en papeles secundarios como llamada. De cuatro, si contamos a Jaime Foxx.
Que equivocado estaba.
No sé cuanto dura, porque se me ha pasado en un suspiro, pero todo lo que ha durado me he estado riendo sin parar. De todo, además. El guión, que me ha parecido de lo más simpático, el trío protagonista, perfectamente equilibrado y con gran química entre ellos, y los cuatro secundarios de lujo, magníficos en sus papeles de jefes horribles (como dicta el título en inglés) o de asesor de asesinatos, en el caso de Jaime Foxx.
Increible la transformación física de Collin Farrell, rayante en el histrionismo pero tan bien caracterizado que te da igual. Jennifer Aniston, alejada en parte de la imagen que suele tenerse de ella, más cándida y tontorrona, y que aquí protagoniza no sólo la parte con mayor carga sexual, sino alguna de las mejores secuencias de la película.
Ahora bien, el premio gordo se lo lleva sin duda Jaime Foxx. Apenas sale tres veces pero su papel es de lo mejorcito que he visto en mucho tiempo en comedia. Motherfucker Jones es genial, y sus historias (la primera, el por qué de su nombre de pila, la segunda, el por qué de su desagradable tiempo en prisión) son absolutamente desternillantes.
Gran película. De las que me pillan, además, completamente desprevenido.

18.9.11

Raising Hope

Si no fuera porque existe Community, declararía Raising Hope como la mejor comedia del 2011. Pero existe Community, así que la declaro segunda mejor comedia del 2011.
Raising Hope es una serie de humor canalla, del creador de aquella cosa que nunca supo colarse en mi corazón seriéfilo pero que encandiló a tantos llamada "Me llamo Earl", a la que por cierto hacen un homenaje en el capítulo piloto. Raising Hope sigue las vivencias de una familia de clase baja compuesta por una abuela con alzheimer (un personaje tan surrealista y pasado de vueltas que la actriz debe pasarselo teta interpretándolo), una madre que trabaja limpiando casas, un padre que trabaja segando cesped y que parece Homer Simpson en carne y hueso (y que para mi es de lo mejorcito de la serie) y Jimmy, un joven que, en los primeros cinco minutos de serie, conoce y se acuesta con una chica que resulta ser una asesina en serie, a la que deja embarazada, tiene la niña en la carcel, la bautiza como "Princesa Beyoncé", y es ejecutada en la silla eléctrica. Y de repente, Jimmy se encuentra con un bebé (al que deciden cambiar el nombre por "Hope") sin tener ni idea de cómo cuidarlo, y teniendo que empezar a ser responsable. Una palabra que, por cierto, queda tan lejos de cualquier miembro de la familia que hace que la misión sea más que dificil.
Y a partir de ahí, deberán criar a Hope, como bien reza el título.
Qué queréis que os diga, pero a mi, ver cómo meten a la niña en una silla de coche pero se olvidan de anclarla al asiento, y después ver que en cada curva la niña va en el asiento trasero dando vueltas... me parece uno de los puntazos del año.
En serio, la serie está muy bien. Tiene capítulos verdaderamente divertidos, y otros más flojos, pero creo que es imposible no reírse con esta familia y sus idas y venidas. Y para mi, que además tengo un niño pequeño... no sé, me descojonaba de la risa con las cosas que les pasan con la niña.

17.9.11

Libros leídos 2011 (15): Los caminantes, Necrópolis

Libros Leídos en 2011:
1) El Talismán, de Stephen King y Peter Straub
2) Oscura, de Guillermo del Toro y Chuck Hogan
3) Muy pronto seré invencible, de Austin Grossman
4) Cuernos, de Joe Hill
5) El pasaje, de Justin Cronin
6) La búsqueda del grial 1: El castillo de las sombras, de J.H. Brennan
7) Apocalipsis Z 3: La ira de los justos, de Manel Loureiro
8) Nivel 26, de Anthony E. Zuiker y Duane Swierczynski.
9) Antirresurrección, de Juan Ramón Biedma
10) La casa infernal
, de Richard Matheson
11) Superviviente, de Juan García Hernández

12) Los caminantes, de Carlos Sisi
13) Bikini, de James Patterson
14) Juego de Tronos, de Geroge R.R. Martin
15) Los caminates: Necrópilis, de Carlos Sisi
Segunda parte de la novela de zombis de Carlos Sisi que comienza apenas unos días después del final de la primera parte y cuya acción transcurre, si no he entendido mal, en apenas un par de días.
Carlos Sisi es un gran escritor, eso vaya por delante, y tiene un pulso magnético a la hora de escribir. Esta novela, al igual que la primera, te atrapa desde el principio y no te suelta hasta la última hoja. Y una vez has llegado a esa palabra odiosa, "Fin", aún necesitas seguir pasando páginas y leer los agradecimientos del autor y lo que sea que haya detrás, a ver si con un poco de suerte te han mentido y la novela sigue. Pero no, el maldito y desgraciado ha terminado de verdad de escribir.
Algunas novelas no deberían acabar nunca.
No todo me ha encantado, pero a nivel general sí, la novela me ha encantado.Como no quiero hacer spoiler no voy a entrar a hablar sobre lo que pienso del devenir de ciertos personajes. La muerte de uno de ellos me jodió bastante, la verdad. Lo que no ocultaré será que me fastidió un poco que el Padre Isidro tardase tanto en coger protagonismo de nuevo. Como uno de los mejores villanos de los últimos años que era gracias a Los caminantes, esperaba verle poner en aprietos a todos de nuevo aquí. Y sin embargo, tarda en ponerse en marcha. Cuando lo hace, evidentemente, me deleité de nuevo con su locura y maldad. Aunque breve, ese hombre es un gran hijo de puta.
Hubo una cosa que no me emocionó, y fue el "poder" de predicción de la niña. No sé, Los Caminantes había estado tan alejado de elementos sobrenaturales (más allá de la existencia de los zombies) que era una de las razones por las que me había fascinado. La inclusión de ese poder me tiró un poco hacia atrás. Por suerte, Carlos Sisi no le da excesiva relevancia, y sin embargo, los apuros por los que pasan los dos críos son probablemente lo mejor de la novela. Mención aparte para el episodio del Hombre Andrajoso, sin lugar a dudas lo mejor de la novela.
En definitiva, gran libro. De los que se hacen cortos.
Y ahora, aunque me apetece mucho leerme Guerra de tronos, voy a dejarlo un poco más y voy a estrenar mi ebook. Me lo regaló Cris por mi treinta cumpleaños, y aunque siempre he dicho que prefiero el papel y no me gusta leer en pantalla, voy a seguir la recomendación de muchos de probar el cacharro de marras.
Ya os contaré.

True Blood: Season 4

Soy un fan de las historias vampíricas de la HBO, no lo niego. Llegué tarde a ellas (cuando iban a estrenar la tercera temporada yo empecé a ver la primera) pero me enganché con fuerza desde el principio y me puse al día sin problemas.
Aún no sé si me encanta Sookie Stackhouse o la detesto, depende del momento, pero lo que sí sé sin lugar a dudas es que me decanto más por la vileza de Erik que por la cara de pan de Bill.
En fin, que el sábado terminé con la cuarta temporada y estas son mis impresiones.
Después de un comienzo tan brutal como perturbador, me ha dejado un poco extrañado que no hayan vuelto a tocar (casi) el tema de las hadas. Me quedé con ganas de saber más después de ese inicio y los cabrones se guardaron ese as en la manga.
El devenir de Sookie Stackhouse y sus lios de faldas en esta temporada me han parecido más secundarios que protagonistas, la verdad, y vale que está presente en todos los momentos importantes, que para eso es la prota, pero nunca ha cobrado un papel de fundamental en la trama, con lo que tampoco ha resultado muy molesta. Evidentemente, amé el hecho de que por fin se acercara a ella y comenzaran una historia que, aparte de bonita, me parecía de lo más interesante. Aunque eso sí, los momentos "sueño" que hubo allá por la mitad de temporada me parecieron atroces.
Larga vida a Erik Northman.
Prosigo. Al parecer en los foros, el personaje de Tara no gusta demasiado y cae mal. A mi, qué queréis que os diga, en la primera temporada me daba bastante igual, en la segunda su trama era un coñazo, pero en la tercera me pareció de lo mejorcito, además de descubrirme a una actriz que no sabía que existía, porque creo que aquellas momentos en que estaba secuestrada, temblando de miedo pero intentando simular que estaba feliz para evitar los enfados de su captor demostraban a las claras que se trata de una pedazo de actriz. En esta cuarta temporada su papel ha sido aún más secundario que el de Sookie. Se ha dedicado a pasearse por la temporada de un lado a otro, apareciendo en algunos momentos interesantes, pero sin cobrar verdadera importancia nunca.
Saltaré entonces a Jason stackhouse. Su tercera temporada fue digna de fusilarle con mierda. La parte en que quería meterse a policía fue uno de los mejores gags cómicos, pero todo aquello de los hombres-pantera fue un coñazo de dimensiones máximas. Esta cuarta temporada empieza ahí, y lo cierto es que estuve deseando que se cargaran al personaje hasta que escapó de la barriada y se alejó de la mierda de trama de las panteras. Todo el rollo Jason - Jessica - Hoyt me ha parecido cojonudo (aunque no negaré que me jode un poco por Hoyt, molaba esa relación...), pero cuando más disfruto a Jason es cuando debe acercarse al mundo vampiro, y enfrentarse a sus miedos pero ayudar a la vez a su queridísima hermana.
Al que nunca he soportado y sigue aburriéndome es a Sam. Sus historias me parecen metidas con calzador y sin demasiado interés. Lo mejor que han podido hacer esta temporada es deshacerse de su hermano y juntar a Sam con Alcide. Por cierto, el tipo que hace de Sam me pareció de aplauso cuando está interpretando a su hermano convertido en Sam. Impresionante.
Alcide... bueno, pues como secundario está bien. Sin más.
Luego está Lafayette, que siempre ha sido uno de esos personajes a los que le sienta genial su estatus de secundario importante, con sus apariciones llenas de glamour hortera y su forma de ser que le convertía en uno de los mejores personajes de la serie. La llegada de Jesús fue una gran historia de amor en la tercera temporada. Kevin Alejandro, el actor que interpreta a Jesús, es un gran actor, y ambos subieron un escalafón y se convirtieron en principales en esta cuarta temporada. Y eso supuso la caída en picado de Lafayette. Tanta relevancia no le sentó bien al personaje, que perdió parte de su frescura y su gracia y además acabó cediendo importancia ante un Jesús que acababa robándose la trama para él. Eso sí, Kevin Alejandro seguía estando magnífico.
Aunque una cosa hay que resaltar, y es que la verdadera protagonista de la temporada no ha sido Sookie, ni Tara, ni Jessica ni ninguno de los hombres, sino esa tímida y patética bruja llamada Marnie e interpretada de forma magistral por Fiona Shaw, esa mujer de aspecto débil y patético que conoce a una bruja muerta años atrás, llamada Antonia Gavilán (de Logroño, como constantemente aclaran en la serie) y gracias a la que se hace poseedora de un poder tan enorme que hace aflorar sus ansiedades y deseos largamente reprimidos, convirtiéndola en una gran villana. No sólo nos las ha hecho pasar putas, a nosotros y a todos los vampiros de Bon Temps, sino que además con sus caras, sus muecas y sus cambios de expresión cuando Antonia Gavilán de Logroño se hacía con los mandos... que pedazo de actriz, por dios...
Mención especial para los flashbacks del Logroño medieval. Creo que fui incapaz de entender una sóla frase, y eso que hablaban en español. O eso intentaban, porque vamos, esos pobres actores tenían de español lo que yo de noruego.
Gran temporada, con un final bastante más flojo que años anteriores, aunque demoledor en cuanto a lo que personajes se refiere. Y no quiero dar spoilers así que no diré nada, pero aún sigo impresionado.
Lo que más me gustó de la season final es ese hoyo en el parking. Esa promesa de que Russell Edginton está de vuelta. Esperaré la quinta temporada con ganas, sí señor.

Scream 4

Lo que siempre me ha gustado de la saga Scream es la forma en que utiliza el lenguaje cinematográfico no sólo para burlarse de los tópicos de las películas de terror, sino para trascenderlos y buscar la sorpresa. Scream es, sin duda alguna, la saga metalingüística por excelencia.
En esta cuarta parte, una década y pico después, se habla sobre las continuaciones excesivas (con burla patente a Saw), de cómo esas continuaciones se van volviendo más bizarras, y de la nueva moda en Hollywood por hacer reboots de sus grandes sagas. Y como todo buen reboot, plantan las bases, regresan al estilo original, y lo trastocan.
La verdad es que me ha gustado mucho más de lo que me esperaba. No porque de miedo, porque no da ninguno, pero la historia, las referencias cinematográficas y autoparódicas, y el devenir de la saga me han entretenido lo suficiente como para terminar la película con buen sabor de boca y la pregunta en la mente: ¿Habrá quinta parte?
Por cierto, a mi modo de ver, Neve Campbell no está envejeciendo bien, Courtney Cox está mucho más guapa que hace diez años, David Arquette sigue teniendo la misma cara de tonto, y me ha fascinado ver tanto reparto televisivo apareciendo en la película. Desde Hayden Panettiere, con burla a su personaje en Héroes cuando le dice al friki lo de "tengo poderes", pasando por Mary McDowell (a la que no soy capaz de ver fuera de su presidencial papel en la flota Battlestar Galactica), y por unos cameos cortos pero intensos de Anna Paquin y Verónica Mars... digo, Kristen Bell.

8.9.11

Attack the Block

Si juntamos todas las cosas que pueden producirme gustillo friki, Attack the block está entre los resultados: Cine con aire ochentero a lo Jóvenes ocultos, Cine con grupo de gente que va muriendo poco a poco (mejor cuando ese grupo de gente son "villanosos" como en este caso, o en The Horde), Diálogos entre lo friki y lo ingenioso, Cine de ciencia ficción con regusto serie B a lo Critters...
Por dios, era obvio que me iba a gustar.
Y me ha encantado. Attack the block es una cinta sobre una invasión alienígena que tiene lugar en un barrio periférico londinense, y sobre el grupo de adolescentes delincuentes que harán frente a la amenaza. Puro entretenimiento audiovisual con un sello absolutamente inglés, unas dosis de macarrismo y bichos asesinos.
Buena peli que demuestra que no hace falta una inversión multimillonaria, y tampoco unos extraterrestres hechos por ordenador de forma perfectamente perfecta, para hacer una película más que entretenida. Los protagonistas recuerdan a los de Misfits, aunque son más "duros", y son de ese tipo de chicos con los que no querrías cruzarte por la noche. Vamos, de lo mejorcito que hay para convertirse en héroes cinematográficos.
Puro disfrute.

Falling Skies: El veredicto

Cuando llevaba apenas tres o cuatro capítulos ya hice una entrada sobre esta serie. No era muy positivo. Al final me la he tragado enterita por aquello de que no sé dejar las cosas a medias a menos que me horrorizen mucho (en plan Weeds). Y mira que Falling Skies me ha dado motivos para abandonarla a medio camino. No sé, supongo que con la ciencia ficción abro más la mano y soy benigno.
Falling Skies ha sido una gran decepción. No sé si porque las expectativas fueron muy altas o por qué, pero la verdad es que me ha dejado un gusto bastante amargo. Y encima ni siquiera ha tenido la decencia de remontar al final, como sí hizo The event. Se ha mantenido sosa y tirando a aburrida durante TODA la temporada. Y encima ha renovado sin problema aparente. Manda narices.
En fin, que ni siquiera con ese final de temporada (todo un game changing) me ha conseguido dejar buen sabor de boca. Demasiado ñoña y estúpida. Una invasión alienígena y una resistencia tan patética, metidos siempre en el colegio ese, con unos personajes tan hostiables, unas tramas dignas de romper a llorar... y cosas como "las balas que pueden matar a los malos", cincuenta soldados preparados, y sólo para matar a un malo malgastan el 90% de la munición. Pues anda que vamos buenos.
Y sobre todo... TODO está contado en off. "Vamos a una batalla" pero sólo vemos el resultado, o peor, SÓLO nos lo cuentan. ¿Esto es Spielberg? Pues parece España. Ainsssss.

6.9.11

The event

Los dos últimos años no han sido muy amables con los amantes de la ciencia ficción. No sólo terminó Battlestar Galáctica sino que además su precuela Caprica no funcionó como era de esperar. Además, el remake de V resultó ser un bluff desde el principio aunque consiguiera una incomprensible segunda temporada. Falling Skies ha sobrevivido a la purga, aunque su calidad deje bastante que desear, y Fringe ha ido perdiendo espectadores y, a pesar de haber logrado la cuarta temporada, baila en el filo de la navaja de la cancelación. Algo totalmente incomprensible dado que, lo digo una vez más, Fringe es la mejor serie del panorama actual.
Y entonces llego a The event.
Estrenada en octubre de 2010, The event sorprendió a propios y extraños con el que, sin duda alguna, era el mejor piloto del año. Brutal, trepidante y con un final tan dejabocabiertas que era imposible no alabarlo.
Eso sí, se habían llenado la boca diciendo que The event era la nueva Lost. Y lo intentaron de la forma equivocada: Después de haber convencido a la cadena con un piloto interesante, se dedicaron a copiar el formato de Lost, esto es, serie coral y flashbacks de personajes.
Y se convirtió en una lacra. Porque realmente aquel formato temporal que hacía potente al piloto no le sentaba nada bien al resto de capítulos, y los flashbacks, lejos de ser intrigantes, eran más bien aburridos. No interesaba el pasado, para nada, sino el presente de los personajes, y con cada capítulo que se emitía el interés, y por ende el número de espectadores, decrecía más y más.
Aún así, la audiencia era suficiente para que se le concediera una temporada completa. Conscientes de lo que estaba saliéndoles mal, intentaron poner remedio, y gracias a ello, después del parón navideño, desaparecieron los flashbacks y la serie se convirtió en una trama en continuidad basada en la acción con tintes de ciencia ficción.
Y la cosa mejoró bastante. Aún cargaban con ciertas losas plantadas en la primera parte de la temporada, pero poco a poco se hizo cada vez más interesante, hasta el punto que los últimos capítulos de temporada eran adrenalínicos. Era tarde. La audiencia nunca perdonó aquella primera mitad de temporada y la serie fue muriendo poco a poco. Al menos podrían haberle dado un final digno, y lo tenían todo lo suficientemente bien sembrado como para hacerlo, pero se dejaron llevar por el sueño de conseguir una segunda temporada o vender la serie a otra cadena (en junio se rumoreó que Syfy podría estar interesada, pero finalmente no sucedió) y dejaron un final semi-abierto, plantando algunas semillas que, como espectador, me tocaron un poco los huevos, la verdad. Esa última conversación de Simon Lee con Sean Walker fue de traca, de cagarse en todos ellos por finalizar una serie así.
Pero bueno, quedaron en estos 22 capítulos cosas bastante interesantes y disfrutables. Lo más destacable de la serie, además de Taylor Cole (a la izquierda), fueron los dibujos de los personajes, donde nadie era totalmente malvado o totalmente bueno, a excepción de Sean Walker. El resto de personajes se movía en una escala de grises morales que hacía interesantes sus decisiones y acciones. Zeljko Ivanek inició la serie pareciendo el más malo de todos y acabó siendo uno de los héroes, por ejemplo. Pero el gris definitivo lo cargaba en sus hombros Laura Innes, con su Sophia capaz de tomar decisiones completamente villanas pero entendibles. A fin de cuentas, cualquiera en su lugar se vería obligado a tomar esas mismas decisiones, por duras u odiosas que fueran...
En fin, que nos queda Fringe para seguir soñando.