10.10.06

Hoy, la letra J

Jericho. Ese es el título de otra serie americana de la que he visto los dos primeros capítulos. Hace tiempo que vi el piloto, porque la idea me parecía muy interesante: Los habitantes de un pequeño pueblo llamado Jericho son testigos de la formación de un hongo nuclear a lo lejos, probablemente en Denver. Al saberse bajo ataque pero sin saber con quien están en guerra, si sólo ha ocurrido en una ciudad, si ha sido terrorismo, ni tener del todo claro lo ocurrido, empieza a desatarse el pánico y pronto se dan cuenta de que, si quieren sobrevivir, van a tener que hacerlo por sí mismos.
La premisa, desde luego, llama la atención. Sin embargo, no terminó de dejarme buen sabor de boca. El episodio piloto parece hecho con un presupuesto demasiado justo, sin demasiadas ganas y sin posicionarse del todo. Uno no tiene claro si lo que va a ver es una serie sobre lo que han de hacer los lugareños para sobrevivir tras el desastre (que era lo que a mí me atraía) o un drama sobre las relaciones entre los habitantes y su vida en el pueblo usando como telón de fondo la bomba para impedir que puedan salir del pueblo (algo así como "3 moons over milford" que utiliza la excusa del meteoro que impacta contra la luna para hacerte creer que vas a ver ciencia ficción y luego resulta ser un melodrama).
Aún así, le di una oportunidad más y vi, hoy mismo, el segundo capítulo. Y uno tiene la impresión de estar viendo algo bueno con este. Se nota que la cadena aceptó la serie y le otorgaron un presupuesto, porque lo primero que destaca en este segundo capítulo es que está mejor hecho. Bastante mejor. Y parece posicionar a la serie más en el sentido que me atrae a mi que en el melodrama, aunque mantiene unos tintes en esa dirección. Sin embargo aquí la acción es más clara y el ritmo superior y uno se queda con buen gusto.
Tendré que darle una oportunidad más para decidir si vale la pena seguir con esta serie o no. Ya os contaré.
Lo otro que quería comentar también empieza por jota, pero es español en este caso. Y es La Juani, la nueva película de Bigas Lunas cuyo cartel promete cultura popular de extrarradio y bastante carne. Aunque como es de Bigas Lunas lo segundo era bastante de esperar. El caso es que mucho me temo que esta película triunfará en taquilla. Tiene a Dani del canto del loco para llamar a los jóvenes, chicas jóvenes y deseables para atraer al sector masculino, tunning, música de discoteca...
Amenaza con ser un éxito, desde luego. Quizá supere hasta al Alarrollo, que sólo lleva recaudados 14 de los 25 millones que costó (más publicidad).
Desde luego, sé que está mal juzgar una película de antemano, sin haberla visto, ni voy a criticarla, pero es que ni siquiera me planteo verla, porque Bigas Luna me aburre, Dani Martín me parece que debería dedicarse a cantar (cantando es cansino, pero es que actuando es lamentable, vease sino el doblaje que hizo para Escuela de Rock), no entiendo el tunning ni esa cultura que promueve la Juani, y no me llama ni siquiera una pizca la atención esta película.
Y para colmo, gracias a Mi exceso de ego he dado con esto: el consultorio de la Juani. ¿Qué es esto? Pues al parecer, una especie de foro donde la gente puede preguntar lo que quiera y la Juani te contesta con dicha cultura barriobajera. No tiene desperdicio y merece leer al menos un par de esas preguntas y respuestas. Atención a esa en la que un supuesto niño de 12 años dice que tiene muchas ganas de follar y pregunta qué debe hacer, si esperar a tener una novia o irse de putas. Y atención a la respuesta. O a esa otra en la que una chica que asegura ir muy caliente pregunta qué debe ponerse en su entrepierna para que el perro le de gusto.
El host de "Exceso de ego" se pregunta si está llegando el apocalipsis. Uno no puede más que preguntarse lo mismo.

2 comentarios:

ali dijo...

dios de mi vida con el consultorio de la juani... no me lo puedo creer... lo que hay que ver!
Besos!

Tis dijo...

JUANI NUNCA MÁIS

Lo más desagradable es que se estrena justo el día de mi cumpleaños. Por lo que a mí respecta, yo espero que sea un fracaso superlativo, y que nadie piense que la juventud española, por lo menos algunos jóvenes, somos tan idiotas como nos pintan. Aunque viendo fotos como la que colgué en el blog...