23.8.08

Pa mear y no echar gota

Pues eso, que en el mundo hay mucho raro y cada vez más. Para ejemplo, el euro que algún artista se ha currado transformando al Rey en Homer Simpson. Desde luego, así me gusta más el dinero. Pero no es lo único. Leo que un hombre, en China, Hong Kong, Japón, no sé, un sitio de esos, calenturiento como estaba, no se le ocurrió otra cosa que decidir follarse un banco de hierro (de esos para sentarse) con agujeritos. Y nada, el tio mete su cosa por uno de los agujeros y hala, a darle gusto al cuerpo. Y le estaba gustando, porque su cosa empezó a crecer y de repente se dio cuenta que estaba enganchado. Al final tuvo que llamar a la policía y le encontraron desnudo y boca abajo sobre el banco. Hasta tuvieron que drenarle sangre para desinflarle el pene, pero ni así. La policía tuvo que cortar el banco y llevar banco y chino al hospital.
Ver para creer...
Este es más conocido. La socorrista tóxica, empiezan a llamarla por ahí, y no tiene desperdicio. La piva mezcló vete tu a saber qué productos que causaron reacción tóxica y llevaron incluso a evacuar zonas próximas. En fin, hay que verla y oírla para estar completo en la vida.
Cada vez me dan más lástima los policías, que tienen que lidiar con hombres que se follan bancos, socorristas paletas que causan desastres nucleares... y con este señor, cuya detención lleva a los agentes a escuchar incoherencia tras incoherencia. El hombre pide cada poco que no le hagan daño, y explica a los agentes que es abogado, primero, luego profesor, religioso, del opus dei, travesti, transexual, profesor de chino mandarín... e incluso que está embarazado de gemelos. Es para verlo, desde luego. Y sobre todo, lo mejor del video, es fijarse en las caras de los policías que no pueden aguantar la risa. Incluso se puede escuchar a uno diciendo "sí, cuidado no vayas a tener al niño aquí" entre risas... Os dejo el enlace.
Chao!

1 comentario:

Tis dijo...

Hum... Podrías pasarte a los cortos de humor y versionar la historia del chino. Bien pensad, más parece un capítulo de Vagos y Maleantes...