17.9.08

Realities

En mi vida sólo me he enganchado a dos realities. Ni Gran Hermano (sí, vi la primera edición como todo hijo de vecino, pero más por culpa de Crónicas Marcianas que por otra cosa, porque salvo la gala final no vi ninguna otra) ni Supervivientes (cuya idea base me gusta pero nunca ha conseguido pillarme) ni el Bus (¿alguien se acuerda de esa mierda?) ni Operación Triunfo (aquí ni la primera edición ni nada) ni PopStars (sólo vi un programa y porque estaba tumbado en una cama de hospital, no podía moverme y la tele estaba enchufada en Antena 3) ni Hotel Glam (escalofríos me dan...).
Sólo dos realities. El primero, en mi vida estudiantil, fue Confianza ciega, donde tres parejas se separaban y ellos convivían con diez pivones que intentarían que engañasen a sus parejas, y ellos con diez machorros que lo mismo. Empecé a verlo de coña, porque semejante programa era realmente divertido de ver con Javi Ferrero (los que le conoceis ya os podéis imaginar) y acabé enganchado. Aún me acuerdo de ese programa con una sonrisa.
El segundo ha comenzado el domingo pasado, en Cuatro, y presentado por Paula Vazquez. Se llama Peking Xpress y consiste en soltar a diez parejas, darles un euro por día, y decirles que deben llegar desde Moscú hasta Peking. Y hala, a hacer autostop, pedir a la gente que les dejen dormir en sus casas, etc... El primer programa me gustó mucho. Tanto, que el próximo domingo volveré a verlo. Está contado en forma de documental, con un montaje frenético, y donde lo que menos me importan son las pruebas que les hacen de vez en cuando. Lo que mola es verles sufrir viéndoles intentar que les recoja alguien en la carretera. Se vieron cosas curiosas el otro día. Una madre y su hijo que tuvieron que dormir en medio del bosque porque no encontraron casa, las hermanas gemelas que encuentran donde dormir y a las dos de la mañana son despertadas por una mujer furibunda que las echa de casa... el hijo antes mencionado llegando a robar comida... en fin, que el programa está bastante entretenido.
Y me hizo pensar en una cosa... Los rusos son muy amables. Mira que son pobres, en comparación, y sin embargo la gente abría sus casas a los concursantes para que no durmieran en la calle, les daban de comer, les llevaban en coche. Anda, que si aquí se aparecieran dos rusos preguntando si les dejas dormir en casa que están en un concurso y no tienen donde dormir...
¿Para cuando un reality sobre "The running man", la novela de Stephen King?

1 comentario:

[el autentico] adri dijo...

la película de schwarzenegger sobre el running man es insuperable.
me ha dado la risa al pensar en javi ferrero. hay que quedar un día con él para ver todos juntos los vigilantes de la playa.