11.9.06

Corrupción en el ritmo

El otro día me lancé de cabeza al cine a ver la nueva de Michael Mann, y lo hice con grandes esperanzas en esa adaptación de aquella serie que jamás seguí. Corrupción en Miami. Con Fox venía de la magnífica Collateral, y aquí acompaña al oscarizado actor por Ray con un Collin Farrel aún más chulesco de lo normal.
Primera pregunta: ¿Por qué Collin Farrel va de guapo?
Segunda pregunta: ¿Quién fue el estilista que pensó que teñirle el pelo a Farrel de rubio cutre iba a quedar bien?
La versión cinematográfica de Corrupción en Miami que Mann ha filmado puede resultar entretenida, pero todo depende de lo que esperes ver. Yo me esperaba ver algo más del tipo "Collateral", con ritmo y acción. Pero esta película adolece justo de eso, de una falta de ritmo que llega a ser acojonante.
Acción, poquita. Lo que tiene la película en exceso son planos de "mira que guapos mis actores", planos de "mira que chulos mis actores", planos de "mira que bueno mi fotógrafo" y planos de "mira que decorados más chulos me he buscado".
Hay momentos en que uno llega a cansarse de esa actitud chulesca de los dos portagonistas, de los cuales, por cierto, no se entienden las motivaciones que tienen para actuar como lo hacen, sobre todo el personaje de Farrel. El doblaje de los personajes no americanos es lamentable y resulta cansino (sigo sin entender porque los doblan imitando un acento. A ver, cuando voy a ver una peli doblada es para ahorrarme el esfuerzo de traducir o de leer. Si quiero ver como actúa un actor el acento, voy en versión original), sobre todo el del personaje de José Hierro y el de Luis Homar (que por cierto, sale poquito).
Ya lo he dicho. Depende de lo que esperes, puede resultarte entretenida, pero no llega a nada más. A mi ni siquiera me entretuvo, sino que sufrí las dos horas y media de metraje con una sensación que empezó siendo de emoción por haber ido a ver la película y a la media hora era de "¿Y yo tenía ganas de ver esto, por qué?". A la hora y media ya tenía ganas de que se acabara. Por ahí hay una escena de acción, y me dije a mí mismo "venga, chaval, que la peli resucita, que ahora viene lo bueno" porque Mann sabe cómo rodar buenas escenas de acción. Pero la escena de acción dura apenas unos minutos y la película regresa a su tono aletargado. Cuando llega el tiroteo final (por cierto, porque a Mann le avala una trayectoria previa, porque este tiroteo me pareció de los peores rodados que he visto en mi vida) ya ni la acción conseguía emocionar a la sangre de mis venas.
Yo le doy un suspenso.

3 comentarios:

ali dijo...

exactamente, depende de que esperas ver: yo no esperaba más que salir de mi casa y que se me quitara la cara de pasa que traía y me resulto entretenidilla. pero sin más... vaya..
besotes!

Álvaro Loman dijo...

El otro día me bajé la BSO de la peli porque quería escuchar la canción de Linkin Park versionada que sale en el trailer (Ese que parece del GTA...), pero no estaba esa canción. Pero aún así me escuché la música y durante todo el tiempo que lo escuchaba iba pensando ¿Y con esto pretenden dar ritmo a una peli de acción? Tu crítica parece confirmar mis sospechas...

Adri dijo...

no me digas esto xD

Todo lo q leo y oigo es que aburre.. y no quiero... soy fan de Michael mann y la voy a ver digan lo q digan.. pero me estan deprimiendo